BAJO PALOS

_BAJO PALOS_

por Marcos Ainoza

TEMPORIZAR (21-10-10)

 

...e sarà sempre domenica, fin' quando  sarò con te...

...e sarà sempre domenica, fin' quando  sarò con te...

...col mio magico Napoli, col mio magico Napoli...

...col mio magico Napoli, col mio magico Napoli...

...e sarà sempre domenica, fin' quando  sarò con te... 

(Coro Ultra Curva A,  Napoli)  

El primer mensaje de nuestro eterno capitán, Nano, puntual y metódico al estilo británico, hacia presagiar que un nuevo partido se acercaba. Pero esto era algo más que un nuevo partido; se trataba de la nueva temporada 2010-2011. Aquella que dejaba atrás Isla de Tabarca, que alejaba aun más Pradillo, por no mencionar nuestra etapa de fútbol sala. Una nueva temporada que se abría paso entre nuevos fichajes, despedidas, salidas forzosas, pero sobretodo, el mantenimiento del núcleo duro, del principio activo, de aquello que hace ser al Rayo algo mas que una escuadra de fútbol siete, y a eso se le llama amistad y unidad. 

Con ese regustillo sabroso que, al igual que el buen jamón y el vino, deja el haber conseguido una Liga y un meritorio buen trabajo en el TROFEO MARCA, el Rayo se embarca en una nueva aventura futbolística, esta vez, en el distrito de Fuencarral, en el Polideportivo Santa Ana. Poco sabemos, o sabíamos, de este paraje al norte de Madrid. Fuencarral nos suena más a aquella parada simétrica entre nuestra añorada Universidad Autónoma y el mejor barrio de Madrid, Chamartin. Cierto es que a mas de uno Fuencarral le evoca a esa calle llena de esnobs treinteañeros locos por la moda y el pseudo-lujo que se dan cita por la tarde en el afluente mas conocido de la Gran Vía madrileña, que, al anochecer, deja paso a travestidos cuarentones, gente de mal vivir y proxenetas varios. Este concepto de Fuencarral, desde ahora, va a cambiar.

Ese barrio humilde y desconocido de la capital nos dio la bienvenida a eso de las cinco de la tarde. De ambiente tranquilo y de clase media, Fuencarral se convertirá en nuestra casa los próximos meses. El Rayo siempre supo adaptarse a ambientes cambiantes, y nuestros títulos ligueros, cada vez que arribamos  a nuevo puerto ahí lo demuestran. Esperemos, allá por Mayo, izar todos juntos la bandera roja con el Rayo blanco, como muestra de un nuevo territorio conquistado...Eso solo el tiempo lo dirá. 

Del equipo, solo algunas novedades, unas buenas y otras...no tanto. Fono, después de su aventura a la italiana, y después de haber cosechado suculentos trofeos allà por el taco de la bota, vuelve a casa. Nadie dudó de ello. No estaba, pero se le esperaba. Esta ha sido, es, y serà su casa siempre que el quiera llamar a la puerta. Y no defraudó. Como si de su debut se tratara, las ganas y la emoción se apoderaron de el que es uno de los emblemas del Rayo. ¿Su melena? ¿Sus formas? Quizá el tirar de corazón cuando el músculo le dice: basta. Pocos lo saben, y el quizá tampoco, pero todos hemos sentido algo cuando se ha vuelto a enfundar la casaca Roja. El hijo que se fue a hacer las italias ya esta en casa. 

Pero esa no es la única novedad en cuanto a jugadores rayistas este año. El verano ha sido un periodo de mucho movimiento en los despachos. Tenemos de todos los colores. Un fichaje? Luis, o Luis el Maño. Ya conocido por todos, se trata de un mediocampista de trabajo honrado, sutil en el toque y profesional del fútbol. Sin duda, el gran atractivo de esta nueva temporada. Lastima que en el debut no le viéramos, pero nadie duda de que este año va a aportar mucho al equipo. Ya el año pasado dio pinceladas, pero este año el club le ha fichado para que coja las riendas del centro del campo y haga una pareja explosiva junto a Willy. Una perdida? Iñigo. Sin saber del todo por qué, pues ha sido parco en explicaciones, nos ha dejado uno de los puntas mas proliferos en la década Rayista. A un servidor le gustaría dar mas datos, pero carece de ellos. Una gradísima pena que no sigas entre nosotros. Pero creo, y sé que no me equivoco, que él echará aun mas de menos al Rayo que viceversa. Y por ultimo, el caso de Ricky. Conflictivo, pero querido, dentro y fuera del campo. Este año, por causas de horarios y demás (...) solo contaremos con su ayuda en algunos, pero no todos, los partidos. Así que también a el le dejaremos la puerta abierta, para que pase cuando pueda.

Y me dejo solo algún párrafo para lo que fue el partido, pues el reencuentro del equipo bien merece un buen pedazo de la crónica deportiva. Enfrente nuestro primer rival, Los Turcos. Equipo desconocido? No. Mi sorpresa llega cuando Ricardo, Rincho, lleva enfundado los mismos colores que el rival. Viejo amigo de mi periplo universitario, hoy seria uno de mis 7 rivales en el campo. Me habló del bajo estado de forma del equipo, de sus ausencias, etc., etc... Pero lo mismo sucedía con el Rayo, así que solo podíamos hacer una cosa: jugar. 

Y no defraudamos. Al final de la primera, ganábamos 3-1. Pero con el partido dominado. Empezamos jugando al toque, sin ningún balonazo. Con el cuero jugado en movimientos rápidos y precisos. Miguel comandó tanto la defensa como la subida del balón, apoyándose siempre en las bandas de Angie y Fono, y teniendo a Willy siempre al lado para ayudar cuando la situación así lo requería. Hicimos correr al adversario y causamos bastante peligro en nuestras llegadas. Ellos, nos incomodaron en alguna ocasión bien repelida por Kitos, que tuvo que ver como su amigo, fuera del campo, Rincho, perforaba por vez primera esta temporada su meta, con un buen tiro desde la frontal que hizo inútil su estirada. Quitando eso, buena labor del arquero, que se mostró seguro en todo el encuentro. 

Todos creíamos que podía ser un equipo que en la segunda parte nos lo pusiera complicado. Pero para nada fue así. Aun contando con 6 jugadores mas en banquillo, por tan solo dos nuestros, se desinflaron, y ese bajón lo pagaron muy caro. Un parcial de 6 a 1 fue el encajado. Goles preciosos, como el olímpico de Ricky, aclamado por un grupo de aficionados conocedores de su talento, u otro, asistencia desde la portería, donde Luigio saca jugo a su diminuto cuerpo para aguantar la salida del portero rival, y marcar a puerta vacía un gol propio de delanteros de la envergadura Llorente, Ibra o incluso Klose. También hubo algún que otro gol chorra como el primero de nuestro capitán, después de un rechace, u otros que entraron entre las piernas de un sorprendido portero. 

Buen trabajo de Nacho, que olvidó la ausencia de Pepo, y jugó un partido fácil, pero correcto por parte del mas veterano de los rayistas. Bien Angie, que volvió físicamente mas fino que la temporada pasada, e hizo buena pareja con Willy, amo y señor de la medular todo el encuentro. Incombustible, inigualable. 

No se si también a vosotros, pero a mi me dio la sensación de jugar el partido de la quinta jornada, mas que de la primera. Rival fácil, goles, poca dificultad defensiva...No nos confiemos. Tuvimos la suerte de que el partido se nos pusiera muy de cara, pero esa suerte no siempre llega. No creamos que este partido es uno más de los de la temporada pasada; para nada. Simplemente han estado mas débiles que nosotros, pero no mas. Así que temporicemos los momentos del partido, los partidos en general, y con ello la temporada. Hoy hemos ganado, y sì, era el primero...Pero " primeros" solo hay uno, y hay que recordar que estamos en un terreno nuevo y no sabemos bien a que nos enfrentamos. El puesto en la calcificación, ahora, es pura anécdota, no lo olvidéis. 

Quitando eso, parece haberse dado cuenta que volvemos al verdadero fútbol, al del domingo-tarde, al buen de verdad. De hoy en adelante, el domingo es fútbol, y el fútbol, es Rayo. Hasta que yo esté contigo, siempre será domingo...

Marcos Ainoza

 


Inicio El Club Plantilla Temporadas Fundación Multimedia Links Foro